Vibráfono

 

El Vibráfono es un instrumento de placas de metal en disposición de teclado, cuya extensión estándar es de tres octavas y media (fa4 a fa7) aunque hay constructores que los hacen de cuatro octavas completas. Su característica principal es su capacidad, (gracias a su pedal), de mantener el sonido después de ser emitido por el golpe de las baquetas y la pequeña amplificación de su sonido por la rotación de las paletas que culminan sus tubos resonadores (acción mecánica).

Su uso preferente se realiza en la música de Jazz donde a raíz de músicos como Milt jackson, Lionel hampton, Gary burton, Dave Samuel, etc. Se estableció como uno de los instrumentos de teclado más usuales de las formaciones americanas de Jazz y música soul.

Este instrumento nace a principios de siglo (Notar que es eléctrico), de una manera distinta a los demás instrumentos, ya que ni ha sufrido evolución alguna, ni modificación significativa (aunque su parecido con el xilófono pueda indicar lo contrario), y posiblemente sea el único instrumento de percusión que ha sido adaptado por la orquesta, proveniente del Jazz.

Quizás basándose en los gamelanes de Java y Bali, Herman Winterhoff en 1916 confeccionó una marimba de láminas de metal, que obtenía un vibrato bajando y subiendo las cámaras de resonancia, y unos bastidores móviles que accionados por un pedal dejaban libremente resonar las láminas. Pero fue en 1921 cuando se consiguió el vibrato cerrando y abriendo las paletas mecánicas situadas al comienzo de los tubos, este instrumento fue llamado Vibraharp, pero gracias a George Hamilton Green se le conoce como Vibráfono.  

Ir a página de técnica y ejecución

Aunque es en el mundo de Jazz donde este instrumento a alcanzado su mayor expresividad, y más tarde hablaremos de ello, resulta imprescindible hacer una referencia a su utilización por la orquesta, pues existen piezas fundamentales que nos hablan de un intento (yo creo que sin fortuna) de introducirlo en la orquesta sinfónica.

En 1934 Alban Berg fue el primero en utilizarlo en la opera "Lulu" (posiciones fijas de acordes a 4 baquetas), mas tarde fue Britten en su Sinfonía de primavera y en su opera El sueño de una noche de verano y en su Réquiem de Guerra. Es utilizado igualmente de manera significativa por Walton en su concierto para violonchelo y su partita y Pierre boulez en "Le marteau sans Maître" (La primera aparición virtuosa del Vibráfono). En este apartado sería importante nombrar a Darius Milhaud, ya que fue el primero en introducir el Vibráfono como solista en su concierto para Marimba y Vibráfono y a Siegfried Fink con su Concertino para Vibráfono.

Hoy en día la mayoría de compositores, escriben, en la sección de percusión, para este instrumento, ya que su sonoridad amplía la resonancia y el efecto colorista de las placas de metal en la percusión. Es importante hacer notar que los compositores lo utilizan, a veces por protagonismo, sin saber, a ciencia cierta cual debería de ser su papel mas acertado, esto les hace llevar al Vibráfono literatura tan virtuosa que resulta imposible interpretar con lógica musical. Solamente cuando se escriben cosas solistas, el músico es capaz de interpretar con soltura un instrumento frío y complicado.

Pero como dijimos es en el Jazz donde predomina su uso, aunque curiosamente su uso, que comenzó con acordes de acompañamiento, por músicos no muy destacados, se alteró completamente con la llegada de los dos grandes innovadores (que provenían de otros instrumentos), Lionel Hampton (Batería) y Red Norvo (Xilo). El primero, que también era pianista, utilizó sus dos técnicas, (desarrollo mecánico en la batería y conocimiento del teclado, gracias al piano) para grabar el primer sólo de vibráfono (Memories of you), destacando posteriormente por su vitalidad y fuerza en los solos, y el segundo, algo más modesto completó una formación más pequeña, aunque su musicalidad (sobre todo interpretando Swing y Ragtime) era de tal asombro que influyó definitivamente en la consagración del Vibráfono como instrumento solista.

Tras ellos, y como un ciclón, aparece el que verdaderamente le dio fuerza al vibráfono en todos los aspectos, con él el vibráfono deja de ser un instrumento más y adquiere características propias (Sonido, fluidez, color, interpretación, rango), se trata de Milt Jackson, que liderando el Modern Jazz Quartet, llenó de sensacionales improvisaciones, fraseos fluidos y trepidantes Swings, todas las salas de música de su época y entorno.

Con la evolución del Jazz, igualmente evoluciona el vibráfono, que poco a poco va tomando un carácter cada vez más solístico, hasta que a mediados de los años 60, despega con el que posiblemente sea el más virtuoso de todos los vibrafonistas: Gary Burton.

Destaca de él, y sobre todo su impresionante técnica instrumental, así como su enorme conocimiento de las características propias de la interpretación en este instrumento, siendo así el primero en tocar con 4 baquetas no sólo en los acompañamientos, si no que en los solos utiliza esta posibilidad, creando de esta manera un estilo propio de solo. Su velocidad de ejecución, su particular sonoridad (fuerte y elegante a la vez), su conocimiento de la música de Jazz, hacen de él no sólo un gran vibrafonista si no un Jazz-man de los más reconocidos mundialmente.

Aunque Gary Burton a eclipsado a todos los vibrafonistas de la época y posiblemente a todos los actuales, existen, sobre todo a raíz de los años 80, otros músicos que han contribuido a su consolidación como instrumento importante, entre ellos cabe destacar a los siguientes:

  1. Bill Molenhoff
  2. Mike mainieri
  3. David friedman
  4. Dave samuel

¿Hasta donde nos llevará este instrumento?. Quizás sea la pregunta a hacerse, cuando observamos y oímos a los grandes maestros, pero sin duda alguna, el Vibráfono, seguirá siendo referencia Jazzistica en cualquier época y lugar.  

 

Glockenspiel

El Glockenspiel o lira, es un instrumento pequeño, exclusivamente orquestal, hecho de laminas de metal en disposición de teclado, habitualmente sin tubos resonadores, y sin una tesitura definida, aunque en ocasiones, se fabrican y usan liras con pedal, más grandes, para repertorios orquestales más importantes, o que requieren un rango de tesitura más amplio del habitual.

Sus pequeñas láminas descansan sobre un fieltro móvil que sirve de apagador, cuando se requieren sonidos cortos, aunque lo más usual es dejar en libertad la resonancia de este instrumento.

Este instrumento es una adaptación simple del auténtico glockenspiel, consistente en un sistema de martillos, activados por un teclado, que golpean esas láminas de metal. Existen algunos pasajes (La flauta mágica) donde es imprescindible usar este instrumento de origen entre francés y alemán.

La lira tuvo su época importante durante el periodo impresionista donde los compositores, sobre todo Franceses, la usaron por su sonoridad pequeña y su capacidad de mantener un sonido afinado con tímbrica de metal, (como un triangulo afinado).

El repertorio es amplísimo y suele ser destinado a especialistas debido a su dificultad de interpretación.